Los que habéis asistido a nuestros tuppersex, sabéis la importancia que le doy a la salud sexual, para mí es fundamental. Uno de los momentos que más “sentimientos encontrados” despierta es cuando hablamos de la Copa Menstrual, que si os da “repelús”, que tenéis una amiga que está encantada, pero que a ver si se os va a quedar dentro… y muchas sois las que me planteáis vuestras preguntas, dudas y mitos urbanos.

Así que voy a escribir una serie de posts para intentar responderos a todas y que podáis disfrutar de este gran invento sin temores.

La Copa Menstrual o Menstrual Cup en inglés, es muy simple de utilizar (tanto para ponértela como para quitártela).

Pero para que el día D estés lista, te recomiendo que antes hagas algunas pruebas:

Primero, lee atentamente las instrucciones de uso, aunque aquí vas a encontrar mucha información útil, debes leer también las instrucciones de cada fabricante.

El artículo está estructurado en varias partes:

  1. Esterilización
  2. Utilización de la copa menstrual
  • Inserción
  • Lubricación
  • Colocación
  • Despliegue
  • Retirada
  • Mantenimiento de la copa menstrual
  • Cómo plegar la copa

 

1. Esterilización.

Empieza por esterilizar la copa antes del primer uso. Para ello puedes utilizar los siguientes métodos.

  • La manera más sencilla: Hervirla en agua durante 3 minutos.
  • Esterilizarla en frío con pastillas para ello.
  • Esterilizarlas en el microondas con un esterilizador de tetinas de biberón.

Esto yo lo hago el día que me viene la regla, en un mismo ciclo no es necesario: una buena limpieza con agua y jabón es suficiente.

Limpia la copa menstrual preferiblemente con un jabón neutro con aceite de oliva. Evita todos aquellos que contienen cremas perfumadas, ya que pueden irritar la vagina.

No te pierdas mi próximo post sobre los distintos métodos de esterilización de la copa… próximamente.

2. Utilización de la copa menstrual

Hay que prepararse mentalmente para utilizar la copa si es la primera vez que lo vas a hacer, pero si ya has utilizado tampones, ya estarás familiarizada. No es nada complicado ni traumático! jejeje

Lo ideal sería que hicieras unas pruebas antes de que te venga la regla, en un sitio donde estés tranquila y a gusto. Relájate, tómate el tiempo que necesites y no te desesperes si no lo consigues a la primera, eso nos ha pasado a todas.

La inserción

Encuentra la posición en la que estés más relajada:

  • Sentada en el W.C.
  • En la bañera o  ducha.
  • Tumbada sobre la cama.
  • Agachada, con una pierna levantada… ¡Cómo mejor estés!

Da igual la posición que decidas tomar, lo importante es que te sientas cómoda. También puedes ayudarte con un pequeño espejo, si crees que te puede ser útil (yo personalmente prefiero guiarme con el tacto de mis dedos).

Para introducir la copa, separa tus labios e inserta la copa plegada previamente del lado de la apertura de la copa ( Próximamente: las técnicas de plegado de la copa)

Tras haber encontrado la abertura de tu vagina, introduce la copa, realizando algunas rotaciones hasta que sientas cierto confort. Una vez que la hayas introducido, suéltala lentamente para que se despliegue sola

Desliza un dedo alrededor de la copa, para comprobar que se ha abierto completamente.  Camina un poco para que se ajuste, recuerda que estará bien colocada cuando no la notes. Si siente alguna molestia, retírala y vuelve a intentarlo. ¡Ánimo, vale la pena aprender a utilizarla!!!

¿Puedo utilizar lubricante con mi copa menstrual?

La regla ya es un buen lubricante en sí, pero si me permitís un pequeño consejo, sobre todo para todas aquellas que la utilicéis la primera vez, os resultará más cómodo si pasáis la copa bajo el agua del grifo un momento. Otra opción es utilizar algún lubricante íntimo a base de agua (disponible en nuestra página web). La mayoría de los fabricantes lo recomiendan para facilitar la inserción.

Hay gente que prefiere utilizar aceites (tipo aceite de coco, por ejemplo) pero yo sólo lo recomiendo como última opción y siempre con mesura: La silicona podría modificarse con este producto graso y volverse más poroso. Si te decides por esta opción usa sólo una gotita, lo justo para facilitar la inserción. No le hagas un baño de aceite, eso lo dejamos para los masajes…

Colocación

La copa menstrual se coloca por lo general más abajo que un tampón, incluso dependiendo de la anatomía, puede quedarse en la entrada de la vagina.

Como he comentado antes, al caminar y estar en movimiento, se irá adaptando a tu forma vaginal sin problema.

No obstante, esto puede variar en función del cuerpo de cada mujer.

Todo esto depende de la altura del cuello uterino:

  • Las mujeres con un cuello medio – bajo no notarán que la copa se suba demasiado.
  • Las que lo tienen alto, la copa tenderá a subir más.

Así que no te preocupes, ¡todo es totalmente normal! No hay normas escritas sobre la posicón correcta…

Para evitar fugas (¡otro de los temas de los que os tengo que escribir! ¡Cuánto trabajo me espera!), comprueba que la copa esté bajo el cuello del útero o alrededor.

El cuello del útero suele parecer al tacto a “una punta de nariz” en la parte de arriba de la vagina… pero puede variar en función de las fases del ciclo menstrual.

Para ayudar a que se abra completamente la copa

Para todas las que no consigáis que la copa se os abra una vez insertada, este es mi consejo:

Colócala justo en la entrada de la vagina y si es necesario, desliza un dedo siguiendo el contorno. Ahí notarás si hay algún lado que no se ha abierto del todo.

Después gírala lévemente como si la estuvieses “atornillando”, de esta forma, conseguirás que suba hasta que encuentre “su” sitio y apenas la notarás.

¡Todo es cuestión de práctica! A medidas que la utilices, su colocación y retirada te resultará sencillísimo (si es que no lo consigues desde el principio).

La retirada de la copa

La copa menstrual puede producir una especie de “efecto ventosa” una vez que se coloca correctamente (este efecto ventosa sólo se produce en el momento de su colocación y de su retirada)

Por si acaso, no hay que tirar directamente del palito para quitársela, ya que corres el riesgo de hacerte daño (a mí personalmente nunca me ha ocurrido)

Lo primero de todo, relájate al máximo inspirando y expirando profundamente. No hay ningún motivo para ponerse tensa ni nerviosa.

La mejor opción es sentarte en el inodoro y si no llegas a ella fácilmente, intenta miccionar, de esta foma los músculos se relajan y ayudarán a que la copa se delice hacia abajo, aunque no llega a salirse sola! Jejeje.

Es entonces cuando podrás cogerla.

Seguidamente hay de “despegar” la copa de la pared vaginal, hay 3 maneras de proceder:

  • Pinzando el fondo de la copa para introducir aire y anular el “efecto ventosa”.
  • Tirando suavemente del palito de un lado y del otro, me manera que se vaya metiendo aire y despegarla fácilmente.
  • Insertando un dedo hasta el borde de la copa y hacer entrar aire.

A partir de aquí, extraerla es un juego de niños: al no hacer efecto ventosa baja muy fácilmente. Retírala en vertical, para ver hasta donde la has llenado y así poder hacer tus cálculos de cuanto te aguanta y demás. Esto fue una de las cosas que más me sorprendió a mí. ¡No sangramos tanto como nos hacen creer con los métodos desechables habituales! Una vez que ya la tienes fuera, la vacías en el inodoro, la lavas y la vuelves a colocar hasta el siguiente cambio.

Aunque esta parte que es la que más inquietud genera a las principiantes, todo se soluciona relajándose y para mí, el método “infalible” es hacer pipí para que todo se relaje y baje!

Y sobretodo, NO TIRES DIRECTAMENTE  del palito de la copa para quitártela… asegúrate primero de “despegarla” haciendo entrar aire.

El Mantenimiento

Cuando se te acabe el periodo, antes de guardarla para el mes que viene, puedes esterilizarla, pero esto no es obligatorio: para mí, una buena limpieza basta, ya que la herviré el día que me vuelva a venir. La guardas en su bolsita y te olvidas de ella hasta el próximo ciclo!

Si quieres, en breves podrás consultar un nuevo artículo recapitulativo, que publicaremos en breves dónde encontrarás todo lo que necesitas para la limpieza y el mantenimiento de una copa menstrual

Cómo plegar la copa

Existen distintos métodos para plegarla. Lo ideal es que las pruebes todas para luego quedarte con la que más te convenga:

·         Método nº1: Se dobla el contorno de la copa sobre si mismo, por la mitad.

·         Método nº2: Se presiona con un dedo el contorno de la copa hasta la parte central inferior, sujetando el piquito que se forma por el otro lado. De esta forma, lo primero que insertas es una zona muy estrecha que se va ampliando hasta introducirla del todo.

Independientemente de la técnica elegida, la copa se abrirá sola en tu vagina

Sea cual sea el método que vayas a utilizar, te recomiendo que te entrenes un poco antes del día D.

Próximamente también escribiré un artículo sobre las 9 distintas técnicas que hay para plegar una copa menstrual.

¡No lo pienses más y consigue tu Copa Menstrual!

¡Elige la talla que más te convenga y únete al grupo de mujeres modernas que ya no dependen de molestos tampones ni compresas!

¡Resuelve todas tus dudas sobre la copa menstrual!

Organizamos talleres sobre el uso de la copa menstrual

Solicita tu taller sobre la copa menstrual completamente personalizado. La mejor opción para que tengas una auténtica experta a tu disposición para plantear todas preguntas que te han surgido y que nadie a sabido darte respuesta

[Total:0    Promedio:0/5]
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar