¿Cómo elegir mi primer vibrador?

A todas nos ha pasado que a la hora de ir a comprar un vibrador “para darle una alegría al cuerpo”, nos hemos quedado patidifusas ante la variedad de tipos, formas, tamaños y colores que existe… Y claro, para alguien que se inicia en el tema, es normal que se sienta un poco perdida.

Yo siempre digo en mis reuniones de tuppersex que lo bueno de tener un vibrador es que tienes dos en uno, lo puedes utilizar como sustituto cuando estás sola o como complemento en tu relación sexual con otra/s personas.

Voy a intentar explicaros qué aspectos que hay que tener en cuenta, desde mi experiencia, para que saquéis vuestras conclusiones y elijáis el que os convenga.

Primero un poco de Historia…

¿Sabíais que los primeros vibradores eléctricos aparecieron en 1883? Fueron inventados por el Dr. Joseph Mortimer Granville. Eran “herramientas” de uso estrictamente médico, en asilos de locos donde trataban a las mujeres afectadas de Hysteria, cuyos síntomas principales incluían insomnio, desfallecimientos, espasmos musculares, retención de líquidos, irritabilidad y “tendencia a causar problemas”. Las más propensas en padecer esta “enfermedad” eran las viudas y las mujeres que estaban demasiado descuidadas por sus maridos… Si queréis saber un poco más del tema y pasar un buen rato, podéis ver la película con el mismo

nombre “Hysteria”, de Tanya Wexler, que se estrenó en España el verano de 2012.

 

¿Cuál es el adecuado para mí?

Para averiguarlo, hay que plantearse unas preguntas sobre lo que vamos necesitar y lo que más nos conviene. Pero antes, debemos conocer nuestro cuerpo y saber qué tipo de orgasmo solemos alcanzar.

  • ¿Soy clitórica o vaginal?

Hay diferentes formas de conseguir el orgasmo. Las más frecuentes son dos: Con estimulación vaginal y el famoso punto G y la otra es a través de la estimulación clitórica. Por supuesto, hay mujeres que consiguen llegar al clímax a través de estos dos maravillosos puntos de nuestro cuerpo, pero, después de numerosas reuniones de tuppersex realizadas, puedo decir que lo más habitual son los orgasmos clitóricos. El clítoris está “más a mano”, por lo que es muy fácil localizarlo y estimularlo, nosotras o nuestr@s compañer@s sexuales.

  • ¿Lo voy a utilizar yo sola o en pareja?

Aunque ya tenemos en el mercado vibradores específicos para parejas, (os los comentaré próximamente…) los que os iniciáis en este apasionante mundo creo que os bastará para los juegos preliminares con un vibrador sencillo, lo básico para estimular las zonas que más nos exciten, sin tener que estar pendiente de los botoncitos y demás. (Recuerda que los hombres sólo pueden concentrarse en una cosa a la vez… 😉 )Para estos casos decántate por vibradores básicos para la penetración o estimulación clitórica sencilla.

Si en cambio lo vas a utilizar en solitario, mi recomendación es elegir uno que combine la penetración con estimulación del punto G y clitórica. Los vibradores diseñados para llegar al punto G, tienen una forma característica (como si tuviesen la puntita doblada hacia arriba). Aunque estos los puedes utilizar sólo para masajear la zona externa, en el momento en el que te apetezca algo más completo, puedes usarlo en todo su esplendor. ¡Qué más quieres!

  • Material

Actualmente hay una amplia variedad de materiales en los que no voy a entrar, eso ya dependerá de la textura que más te agrade. Pero sí es importante que sepas que un material poroso, es más difícil de limpiar que uno que no lo es. Por eso yo siempre recomiendo utilizar productos de alta calidad, muy poco porosos y con un mantenimiento básico pueden durarte años.

  • Tipo de carga y sonido

Factores muy importantes, no es lo mismo tener que estar pendiente de si nos quedan pilas en casa, que poder cargar la batería de litio cómodamente en nuestra casa. Y por supuesto, si vivimos con más gente además de nuestra pareja, el sonido ha de ser discreto, que no parezca que estamos utilizando la batidora!

  • Tipo de vibración

La mayoría de los vibradores actuales cuentan con varios niveles de potencia, distintos ritmos e incluso diferentes tipos de vibración. Aunque en las tiendas los puedes probar con las manos o acercándotelos a la punta de la nariz… Hasta que no los tengas entre tus piernas no sabrás cuál es el ideal para ti… ¡Por eso es genial que tengan tantas opciones!

Recuerda que cada mujer es diferente y cada cuerpo es un mundo. Lo que le puede encantar a una, no tiene porqué gustarte a ti. La técnica de “probar y equivocarse” para mí es inevitable. (De ahí la fantástica colección de periféricos en mi armario rojo, que sigo ampliando poco a poco…)

Para las primerizas os recomiendo empezar por algún modelo menos costoso (sin caer en la tentación de los productos demasiado baratos y de mala calidad. ¡Tened en cuenta que es algo que vais a introducir en vuestro cuerpo!!) para que vayáis viendo la fuerza de vibración necesaria, la textura que os gusta más, así como la forma, el grosor y tamaño de vuestro vibrador. Y creedme, cuando encuentras el mejor vibrador para ti… ¡tu felicidad está asegurada!

¡Ahora… a disfrutar!

Esto es un repaso general por los aspectos más destacables a la hora de elegir a tu amigo fiel, si tenéis alguna duda o comentario de algo concreto, contacta conmigo.

LECTURA RECOMENDADA

Entrevistando a Afrodita

¿Has decidido dar el paso y adquirir tu primer vibrador?

¿Te encuentras perdida ante toda la variedad de tipos formas y modelos que hay en el mercado?

¿Aún tienes dudas y necesitas una persona de confianza con la que poder hablar?

Afrodita lleva años de experiencia impartiendo auténticos tuppersex magistrales, asesorando y orientando a personas que como tú han decidido dar un cambio a su vida

[Total:0    Promedio:0/5]
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar